BYP

PUBLICADO POR Bienestar y Patrimonio · EN martes, septiembre 13th, 2016

Qué son los suplementos nutricionales y cuándo son necesarios en el organismo

Los suplementos nutricionales, también llamados alimenticios o dietéticos, son concentrados de vitaminas y minerales, carbohidratos, lípidos, proteínas, extractos de plantas, aminoácidos o enzimas que se añaden a la dieta. Normalmente se administran para corregir alguna deficiencia nutricional debido a una mala alimentación; no deben de tomarse como sustitutos de la alimentación, sino como un complemento y se recomiendan a personas vulnerables como:

  • Ancianos al igual que mujeres en edad fértil o posmenopáusicas, ya que requieren calcio y hierro
  • Mujeres embarazadas o en período de lactancia
  • Niños y adolescentes con hábitos alimenticios irregulares
  • Personas con una dieta vegetariana, vegana o que evitan ciertos grupos de alimentos
  • Personas con trastornos alimenticios o con condiciones médicas especiales como problemas de absorción, intolerancia a la lactosa, enfermedades del estómago, hígado, páncreas o de la vesícula biliar
  • Quienes comen frecuentemente alimentos procesados y comida rápida
  • Deportistas de alto rendimiento
  • Fumadores o bebedores

Se suplementa por razones como:

  • Prevenir o corregir de la falta de algún nutriente
  • Ayudar a alcanzar los niveles óptimos y adecuados de ciertos nutrientes
  • Obtener un mejor rendimiento

apoyo-suplementos-nutricionales

Hay que tener presente que los nutrientes que debemos adquirir a través de los alimentos cada vez son más deficientes debido a los actuales sistemas de explotación extensiva, el agotamiento de los suelos, los aditivos, la contaminación, los pesticidas y medicamentos incorporados.

El mercado de los suplementos nutricionales en México es de casi MXN $11,000,000,000 anuales y va en crecimiento. Sin embargo, aún existe poca información sobre qué son, qué riesgos pueden representar y qué beneficios brindan estos productos.

Los suplementos nutricionales siempre serán un apoyo a para equilibrar la dieta y deben estar ajustados a las necesidades específicas de cada persona. Hay que recordar que no son medicamentos y por lo tanto, no pueden curar enfermedades y no sirven para bajar de peso.

Todos los suplementos son regulados por la ley y deben estar etiquetados correctamente según la normativa vigente. Se comercializan en pastillas, cápsulas, ampollas, sobres, gel, polvos y líquidos, aunque también se pueden encontrar en forma de alimento, como barritas o jugos.

La dosis diaria recomendada (RDA) de suplementos es:

  • Calcio 1g
  • Potasio 4.7g
  • Fibra 25g mujeres, 38g hombres
  • Magnesio 320g para mujeres, 420g hombres
  • Vitamina A 2.310 unidades internacionales (UI) mujeres, 3000 UI hombres
  • Vitamina C 75g mujeres, 90g hombres
  • Vitamina E 15mg

Si no crees estar obteniendo las suficientes vitaminas y minerales en tu dieta, habla con tu médico y él podrá sugerirte suplementos nutricionales que se ajusten a tu dieta y estilo de vida, pues algunos pueden interferir con la acción de medicamentos en el organismo. Lee atentamente las etiquetas de los suplementos y alimentos enriquecidos, y evita exceder la dosis recomendada pues podría resultar contraproducente para el organismo.

En caso de dudas, acude a un dietista, nutriólogo o a su médico de preferencia. Si no tienes problemas médicos, lo mejor es buscar una alimentación bien balanceada y lo más natural posible, sin tomar sustan­cias industrializadas.

Envía tu comentario

Los comentarios están cerrados.