BYP

PUBLICADO POR Bienestar y Patrimonio · EN martes, agosto 11th, 2015

Perspectivas para el primer empleo de tus hijos recién egresados

El competitivo mercado laboral en México, exige que los jóvenes usen todas sus habilidades, aptitudes y conocimientos para obtener su primer empleo y realizarse profesionalmente. De acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENEO), realizada en el el primer trimestre de 2015,41% de los profesionistas menores de 30 años están desempleados o trabajan en la informalidad; alcanzando una tasa de desempleo de 9.2% a nivel nacional.

Los universitarios recién egresados perciben pocas oportunidades para obtener su primer empleo a pesar de haber dedicado entre tres y cinco años a terminar su licenciatura. La mayoría de los jóvenes argumenta que las empresas no confían en ellos porque no les permiten adquirir la tan solicitada experiencia. Hay quienes efectivamente son responsables y proactivos, saben trabajar en equipo y se adaptan fácilmente al cambio, pero no son considerados para los puestos de su interés por ese determinante factor.

En esta situación también influyen las necesidades del mercado. El Observatorio Laboral de México señala que el mayor número de profesionistas ocupados son egresados de Administración y gestión de empresas, Contabilidad y fiscalización, y Derecho, representando un 28.7%; mientras que los de Físico-Matemáticas, Humanidades y Ciencias Biológicas solo alcanzan un 4.3% del total de empleados.

Si tienes hijos que acaban de terminar su formación superior, debes tener claro que puede tomarle entre seis meses y un año, como mínimo, encontrar su primer empleo. Un título universitario hace oficiales sus estudios pero no les asegura un puesto en ningún lugar y, si bien el conocimiento de varios idiomas es un excelente complemento, ellos requerirán toda la paciencia posible y saber venderse como profesionistas.

Para orientarlos en la ardua búsqueda de trabajo, comparte con tus hijos las siguientes recomendaciones:

Redactar un currículo claro y conciso

El currículo es la carta de presentación de tus hijos como candidatos potenciales para el puesto. Es la única herramienta que tienen para capturar la atención del reclutador y que éste les agende una entrevista; por eso, es muy importante que contenga los datos de su formación académica, prácticas profesionales y servicio social. La redacción debe ser cuidadosa y muy precisa para que el contenido del mismo sea claro, conciso y, sobre todo, sin faltas de ortografía.

Perspectivas para el primer empleo de tus hijos recién egresados

Aprovechar al máximo las plataformas digitales

Invítalos a que investiguen a través de internet no sólo las vacantes disponibles en las diversas bolsas de trabajo, sino también las noticias más relevantes de su industria y las actividades de los lugares donde les interesaría emplearse. Si aún no lo tienen, recomiéndales que abran un perfil en LinkedIn para iniciar la construcción de relaciones profesionales de valor con gente de su gremio.

Postularse a las vacantes adecuadas

Como todos los jóvenes, tus hijos desearán comerse el mundo en unas cuantas mordidas; pero la realidad es que deben probarlo en pequeñas porciones. Seguramente, tienen el talento para dirigir equipos y desarrollar proyectos eficientemente pero deben empezar desde el escalón más bajo. Sugiéreles que apliquen a ofertas acordes con su nivel de experiencia para aumentar las posibilidades de éxito en la búsqueda de su primer empleo.

Ir a las entrevistas bien preparados

Tan pronto les programen sus entrevistas, elijan un vestuario adecuado para la ocasión (formal o casual según el gremio). Es muy importante que asistan puntualmente y demuestren tranquilidad y seguridad en todo momento. Nunca deben mentir ni alardear respecto a lo que saben porque eso sólo demostrará que no puede confiarse en ellos. Aconséjales que hagan preguntas respecto a las condiciones laborales del puesto sin ir directo a la negociación salarial.

Mantenerse en actualización continua

Mientras se dedican a la búsqueda de su primer empleo, pueden tomar algún curso o diplomado para aumentar sus conocimientos y favorecer sus perfiles profesionales. Esto debe convertirse en un hábito a lo largo de su vida porque la actualización continua será la clave para su desarrollo personal y laboral. Siempre promueve en ellos la búsqueda de nuevos horizontes.

Si tienes hijos que aún no inician sus estudios superiores, ayúdalos en la búsqueda de una universidad que, además de brindarles una formación de calidad, desarrolle sus habilidades de comunicación y liderazgo, y les ofrezca los conocimientos técnicos que solicitan las empresas. Nadie dijo que la adultez sería fácil, pero con esfuerzo y constancia harán realidad todos sus proyectos. Anímalos a que nunca se rindan.

Envía tu comentario

Los comentarios están cerrados.