BYP

PUBLICADO POR Bienestar y Patrimonio · EN martes, septiembre 27th, 2016

Mejora tu estado de ánimo viajando

Según un estudio de la Universidad Estatal de San Francisco, la clave para una vida alegre es generar recuerdos, experiencias y vivencias personales, pues pueden perdurar para siempre, mejoran el estado de ánimo y son inversiones a largo plazo para tener un futuro feliz, ya que los utilizamos para encontrarnos a nosotros mismos y pueden resultar en un cambio de actitud o de la dirección que estamos tomando en nuestra vida.

Por eso, viajar es uno de los más grandes placeres del mundo, ya que puede maravillar al espectador con nuevos lugares, personas y cultura, al igual que hacerlo crecer a través de la cosmovisión que aporta cada lugar, convirtiéndose así en una fuente de aprendizaje y experiencia.

Tomar las maletas y visitar un nuevo destino nunca fue tan fácil y económico como lo es ahora. La tecnología y redes sociales permiten la comunicación con habitantes de la zona, si es que se busca tener un acercamiento más íntimo y personal, pedir reseñas de lugares, conseguir hospedaje o incluso reservar un vuelo.

Lo único que hace falta es tener la decisión de hacer el viaje y afrontar lo que venga. Por eso, conmemorando el Día Mundial del Turismo, celebrado todos los años el 27 de septiembre desde 1980, traemos para ti los beneficios de recorrer el mundo o parte de él.

Emprender un viaje es una experiencia que cambia la vida, ya sea que lo hagas acompañado o en solitario, estar en un lugar nuevo hace que uno mejore su estado de ánimo al salir de la zona de confort y desconectarse de la rutina. Uno tiene que hacerse responsable de sí mismo y poder resolver desafíos solo.

estado de ánimo

Viajar solo genera independencia absoluta y autonomía en tu ser. Serás capaz de planificar todo según tus tiempos, gustos y preferencias. Podrás analizarte y reinventarte a cada paso que des en el viaje.

Al viajar acompañado; ya sea por la familia, amigos, tu pareja o un grupo de viajeros, podrás entrar en sintonía con ellos y conectarte en aspectos que no hubieses imaginado, afianzando la relación. Es parte de la aventura, el aprender cosas nuevas, como compartir o ser más tolerante y paciente, al igual que brindar confianza.

Sin duda, tu estado de ánimo mejorará al descubrir nuevos lugares, hacer nuevos amigos o incluso comer algo exótico, pues todas las preocupaciones se desvanecerán y comenzarás a contemplar más las cosas al volver a conectarte contigo en un lugar desconocido.

Podrás relajarte y reunirte con tus sentidos, dejando atrás los problemas y sumergiéndote en una nueva cultura, admirando los nuevos paisajes y humildemente abriéndote al mundo para poder apreciar lo que tienes.

Viajar nos libera de ataduras, tanto físicas, como mentales, ideológicas, espirituales, religiosas, políticas y sociales. Ayuda a recuperar la curiosidad y a enfrentar los miedos al generar nuevas perspectivas de la vida, mejorando tu estado de ánimo y estabilidad emocional, además de que puede ser una gran ayuda para la salud en general.

Los viajes son para compartirse y recordar nuestra vida. Con cada uno podemos descubrir distintas culturas, prácticas o creencias siendo así una de las mayores fuentes de bienestar, de cambio y de crecimiento que existen. Jamás serás el mismo al terminar un viaje. ¡Anímate! No hay que tener mucho dinero, solo hay que tener ganas de viajar.

Envía tu comentario

Los comentarios están cerrados.