BYP

PUBLICADO POR Bienestar y Patrimonio · EN jueves, diciembre 29th, 2016

La psicoterapia: una opción para sentirte mejor

El mantenimiento de tu salud no solo abarca el cuidado de tu cuerpo, sino también el de tu mente y espíritu. Si bien la vida es una maravillosa aventura, a veces sus dificultades suelen sumirnos en la tristeza, la ira, la angustia o la desolación. Cuando esos sentimientos nos rebasan y nos impiden estar bien tanto con nosotros mismos como con los demás, existe la opción de tomar psicoterapia para recuperar nuestro bienestar.

Qué es la psicoterapia

La psicoterapia es un tratamiento de colaboración en el cual puedes charlar con un especialista sobre los temas o situaciones que te afectan. De manera similar a como lo hace un médico, el terapeuta cuenta la formación pertinente para comprender tus problemas y sugerirte estrategias para sentirte mejor. Así, a través de varias sesiones, es como podrás identificar los pensamientos o actitudes que te impiden vivir plenamente.

Aunque todavía se tiene el prejuicio de que asistir al psicólogo es sinónimo de debliidad o locura, la psicoterapia es un recurso para cualquiera que desee mejorar su estilo de vida. Este tratamiento puede ser útil si se te complica establecer relaciones, sientes que a pesar de todos tus intentos los problemas no se solucionan o estás constantemente preocupado o deprimido. También un terapeuta puede ayudarte a mejorar tu concentración y a liberarte de alguna adicción siempre y cuando le des seguimiento a tus sesiones.

El proceso de psicoterapia debe llevarse a cabo en un entorno cómodo para ti con tal de que puedas hablar abiertamente sobre tus preocupaciones. Mediante el diálogo con una persona neutral, confiable e imparcial, gradualmente irás transformando tu manera de entenderte y vincularte con los demás. No hay una duración establecida para la terapia psicológica: el final del tratamiento lo definen tanto tú como el especialista.

Autoconocimiento, la clave para estar bien contigo

Tomar psicoterapia requiere de mucho valor ya que te exigirá enfrentar aspectos de tu vida que has ignorado o descubrir cosas de ti mismo de las cuales no te habías percatado. A diferencia de un psiquiatra, que usa medicamentos para controlar trastornos psicológicos crónicos, un psicólogo te ayudará a ampliar tu autoconocimiento con tal de que valores aún más tus virtudes y trabajes en tus áreas de oportunidad.

Un buen terapeuta no te dará las respuestas a tus cuestionamientos, pero si te ayudará a encontrarlas. Aceptarse tal cual es una de las cosas más complejas que un ser humano debe hacer. Eso es lo que te dará paz interior y te facilitará desenvolverte mejor en cualquier entorno. Ya sea que asistas a psicoterapia solo, en grupo o en pareja, te aseguramos que sentirás los cambios en ti desde los primeros meses.

La psicoterapia: una opción para sentirte mejor

Cómo es una cita con el psicólogo

Para que la psicoterapia funcione, es muy importante que elijas a un terapeuta con quien te sientas seguro y tranquilo. Si no te da la confianza suficiente para hablarle sinceramente de ti, el tratamiento no surtirá efecto. Busca en internet, pide recomendaciones y consulta varias opciones antes de animarte a iniciar tu proceso con algún psicólogo. Previamente a tu primera cita, contacta a tus candidatos y pregúntales todas tus dudas sobre su método de trabajo.

Generalmente, cada sesión dura aproximadamente una hora. En la sesión inicial, el psicólogo te preguntará sobre tus antecedentes personales y familiares, los motivos por los cuales has comenzado una psicoterapia y te hará preguntas sobre tus hábitos físicos y emocionales. De ese modo, sabrá por dónde guiarte en tu proceso de sanación y renovación interna. No es necesario que le digas todo desde el principio, pero sí debes ser muy concreto y transparente respecto a lo que buscas resolver.

La mayoría de los terapeutas te pide que haga ciertas actividades fuera del consultorio para avanzar en tu tratamiento. Hacer actividades concretas como leer algún libro, investigar algo sobre tu pasado familiar o ver una película, son algunas de las tareas en casa que tu psicólogo podría sugerirte. Aunque no les veas sentido o no estés convencido de sus beneficios, permítete realizarlas y confía en el criterio del especialista que te las indica.

Gran parte del éxito de la psicoterapia viene de la disposición del paciente a hablar de sí mismo con honestidad y a modificar las actitudes que le provocan malestar. Si después de varias sesiones no se genera la química necesaria para llevar el tratamiento, es deber del psicólogo canalizarte con alguien más para que continues con tu proceso. Atreverse a la autoconfrontación es un reto, pero tampoco se trata de que te presiones. Mientras más fluyas, más rápido concluirás con tu proceso.

La terapia psicológica es una inversión

Una sesión de psicoterapia puede costar entre 300 y 800 pesos dependiendo de la zona donde trabaje el terapeuta y de su ámbito de especialización. Hay quienes piensan que es mucho dinero para una charla sobre los conflictos propios, pero es una mínima inversión comparada con la inestabilidad que vives diariamente y de la cual podrías salir cuanto antes. De hecho, algunos seguros de gastos médicos menores ofrecen atención psicológica como parte de su cobertura a precios preferenciales. Si cuentas con uno, revisa si aplica.

No hay decisiones buenas ni malas, cada una tiene un costo que debemos estar dispuestos a asumir. Es cierto que tu pasado, por más turbulento o alegre que haya sido, no puede cambiarse, pero tu presente y tu futuro, sí. Decide estar bien hoy y haz algo para lograrlo. Si te interesa la psicoterapia, tómala; si no, busca la manera que más te acomode para conservar tu bienestar. Equivócate, pero siempre encuentra la fuerza para levantarte. Por más solo que te sientas, mira a tu alrededor para descubrir cuánta gente te quiere. Ama y ámate intensamente.

Envía tu comentario

Los comentarios están cerrados.