BYP

PUBLICADO POR Bienestar y Patrimonio · EN jueves, marzo 31st, 2016

La manera más simple de vivir sin preocuparse por dinero

Un buen día oyes el despertador y deseas no tener que levantarte a trabajar; sin embargo, tus cuentas no se pagan solas. Muchos como tú han anhelado el día en que puedan vivir sin preocuparse por dinero y, aunque pocos lo han logrado, tú también puedes hacerlo. Eso sí, debes tener claro que un sueño así requiere esfuerzo y constancia. ¿Sabes cuáles son los ingredientes clave para lograrlo? Ahorro e inversión.

Sin recursos económicos suficientes difícilmente podrás lograr cualquier sueño. Por eso, si tu intención es dejar de trabajar temporal o permanentemente, debes tener suficiente dinero guardado para vivir de forma cómoda. Para saber cuánto necesitas, debes considerar aspectos como tus circunstancias financieras actuales, deudas pendientes, responsabilidades vigentes y futuras, condiciones de vida a las cuales aspiras e, incluso, tu ubicación geográfica.

Por ejemplo, si comparas el ingreso que se necesita en Querétaro para vivir bien con el requerido para la Ciudad de México, notarás que la primera ciudad es más barata. Además, depende mucho si eres soltero, casado o si tienes hijos: mientras que en Querétaro una pareja puede disfrutar cada día sin problemas con aproximadamente $25,000 pesos al mes, en la capital del país solo se sentirán estables con $35,000.

Una vez que tengas claro el monto mensual necesario para vivir sin preocuparse por dinero, súmale la mitad de esa cantidad y multiplícala por 12. La cifra monetaria que obtengas será la ideal para dejar de trabajar al menos un año. La manera más sencilla de alcanzar esta meta es ahorrar entre el 10% y el 20% de tu sueldo para que puedas suspender tus labores dentro de 5 o 10 años. Si quieres acortar este plazo o prolongar tu tiempo de descanso, debes recurrir a la inversión.

La manera más simple de vivir sin preocuparse por dinero

La juventud es una excelente etapa para diversificar tus activos financieros, o sea, mover tu dinero en varios lugares para que éste crezca mucho más y con mayor rapidez. Como, generalmente, los adultos jóvenes son menos propensos a enfermedades o accidentes, las aseguradoras y sociedades de inversión les ofrecen varios instrumentos de inversión que les generan beneficios a corto, mediano o largo plazo.

Antes de contratar una herramienta de inversión, debes considerar la tasa de rendimiento que brinda, el plazo para obtener ganancias y el riesgo al que están sujetos tus recursos. Si estos coinciden con tus hábitos y objetivos financieros, no dudes en iniciar lo antes posible. Toma en cuenta que cualquier inversión debes hacerla sobre un excedente de tus ingresos del cual puedas prescindir por al menos un semestre, nunca sobre el dinero que necesitas diariamente.

Dependiendo de la fecha qué establezcas para tomar tu año sabático, puedes recurrir a unos u otros instrumentos de inversión. Para conseguir ganancias en el corto plazo, los CETES y los UDIBONOS son la opción ideal. Si no tienes tanta prisa por dejar de lado tu rutina laboral, los planes personalizados de ahorro o los fondos mutuos te funcionarán perfectamente. En caso de que tengas experiencia realizando operaciones financieras, la compra de acciones en la Bolsa Mexicana de Valores podría convenirte también.

Construye desde hoy mismo tu propio plan financiero para vivir sin preocuparte por dinero durante el tiempo que desees. Definitivamente, tendrás que ser muy disciplinado con tus finanzas personales; sin embargo, cuando veas los resultados, sentirás una gran satisfacción. Las mejores cosas de la vida no llegan con facilidad, pero se disfrutan bastante al tenerlas en las manos. ¡No te rindas hasta lograr lo que quieres!

Envía tu comentario

Los comentarios están cerrados.