BYP

PUBLICADO POR Bienestar y Patrimonio · EN martes, abril 5th, 2016

Que la contaminación no afecte tu salud

La contaminación es un problema constante, sin embargo en los últimos meses ha tomado fuerza convirtiéndose en una situación grave que afecta principalmente a la salud del ser humano. Además de los químicos y gases tóxicos en el aire, los cambios climáticos y el efecto invernadero son factores que incrementan los niveles de polución en el ambiente, y que traen consigo riesgos importantes para la población.

Como sabemos, los habitantes de las grandes ciudades son los más propensos a sufrir estos efectos, por estar expuestos a contaminantes en el aire, agua y suelo. Los grupos más vulnerables a riesgos de intoxicación y enfermedades relacionadas con este problema son los niños, personas de la tercera edad, familias de escasos recursos y quienes padecen afecciones pulmonares o cardíacas.

Apoyo

Según la OMS, aproximadamente 1.3 millones de personas a nivel mundial fallecen cada año por motivos relacionados con la contaminación, casi todas en las grandes metrópolis. Las afectaciones más comunes en la salud, relacionadas con un incremento de sustancias tóxicas en el ambiente son:

  • Problemas respiratorios
  • Dolores de cabeza y ojos
  • Infecciones digestivas

En casos graves y dependiendo del contacto y tipo de compuestos, la contaminación puede provocar enfermedades con repercusión a largo plazo, como:

  • Cáncer
  • Afecciones cardiovasculares

¿Cómo prevenirlas? Aunque los seres humanos somos capaces de tolerar cierto nivel de toxinas en el ambiente, y una vez que estos sobrepasen dicho límite, es importante tomar medidas para combatir los problemas de salud antes mencionados. A continuación hablamos sobre algunas soluciones:

  • Usa tapabocas

Evitará inhalar gases y tóxicos en el aire de forma directa, haciendo un ligero filtro que será de mucha ayuda, sobre todo cuando los niveles de contaminación son más altos de lo normal.

  • Evita el estancamiento de agua

El agua acumulada, sobre todo en época de calor, suele ser una fuente de infecciones y plagas que repercuten de forma grave en la salud. Enfermedades como el dengue o paludismo son transmitidas a través de la picadura de insectos que suelen ocultarse en sitios húmedos con agua estancada.

  • Aliméntate correctamente

Una dieta rica en vitamina C (cítricos, vegetales) y minerales será crucial para prevenir enfermedades cardio-pulmonares provocadas por la contaminación ambiental, pues fortalecen el sistema inmune. En el caso de niños y personas de la tercera edad, es importante incluir la ingesta de suplementos alimenticios que contengan estos nutrientes.

  • Evita la exposición

En la mayor medida de lo posible, evita acudir a sitios abiertos con aglomeración de vehículos motorizados o acumulación de personas, sobre todo en días en los que los niveles de polución sean altos.

  • Evita alimentos potencialmente contaminados

No ingieras alimentos preparados en la calle. También evita consumir pescados y mariscos.

  • Pon atención a lo que tu cuerpo necesita

La resequedad de garganta y ojos son síntomas comunes, que puedes resolver con pastillas mentoladas y gotas de solución oftálmica.

  • Descansa lo suficiente

El cansancio y el estrés son sin duda factores que aumentan los síntomas de afecciones provocadas por la contaminación. Dormir al menos 8 horas al día será de gran ayuda.

Siguiendo estas medidas de prevención, será más sencillo combatir los efectos de la contaminación en la salud. También es importante contribuir a aminorar el impacto ambiental, con acciones sencillas que en conjunto son de gran ayuda, por ejemplo:

  • Usar el automóvil solo si es realmente necesario
  • Separar la basura en desechos orgánicos e inorgánicos
  • Apagar y desconectar aparatos eléctricos si no se utilizan
Envía tu comentario

Los comentarios están cerrados.