BYP

PUBLICADO POR Bienestar y Patrimonio · EN martes, diciembre 1st, 2015

Cómo superar la cuesta de enero sin endeudarse en el intento

Poco a poco, el clima empieza a tornarse más frío, las calles se iluminan de múltiples colores y el aroma a canela forma parte del viento nocturno. Diciembre llegó: estamos a muy pocos días para que termine el año y, seguramente, hay muchas compras por hacer antes de eso. Para que tu bolsillo no sufra la famosa cuesta de enero, debes usar sabiamente los ingresos extra que recibirás en esta época.

De acuerdo con la Condusef, el 21% de los mexicanos no lleva un control de sus ingresos y egresos en todo el año y el 32%, sólo lo hace de vez en cuando. Además, el estudio Administración y uso del dinero entre los mexicanos de la consultora Ipsos Bimsa revela que a 48% de los mexicanos que encuestaron nadie les enseñó a manejar sus finanzas. Esto sumado a las innumerables fiestas y ofertas decembrinas, se convierte en un panorama poco alentador para la economía de cualquiera.

La cuesta de enero surge por la combinación del ascenso de la inflación a principio de año y el consumo excesivo realizado en diciembre. Para sobrevivir a esta situación, alrededor del 50% de los mexicanos recurre a trabajar horas extras, empeñar o vender algunos de sus bienes, pedir prestado a sus amigos o al banco y, si tienen ahorros, a gastarlos para cubrir deudas que no pueden aplazar.

Si alguna vez has pasado por esto, recordarás que la cuesta de enero se convirtió en una época llena de estrés por las dificultades financieras que implicó. Para que el siguiente año no te vuelva a pasar, te diremos cómo superar esta situación de manera sencilla y sin dejar de disfrutar las fiestas navideñas con tus seres queridos.

Cómo superar la cuesta de enero sin endeudarse en el intento

Primeramente, debes hacer un presupuesto. Sí, te hemos sugerido esta práctica muchas veces en el año, pero en verdad funciona. Enlista tus necesidades personales y familiares (alimentos, vestido, calzado), los regalos prometidos, las actividades recreativas que te gustaría realizar y tus deudas pendientes (impuestos, servicios, tarjetas de crédito).

Habiendo identificado lo anterior, calcula el monto pertinente a cada concepto y réstaselo al total de los ingresos con los cuales contarás este mes. Si la cifra resultante es negativa, tendrás que reducir los montos de alguno de los rubros no prioritarios. Si, al contrario, hay un excedente, ahorra al menos el 50% y usa la otra mitad para darte un gusto extra o adelantar el pago de alguna deuda que puedas cubrir velozmente.

Además de seguir tu presupuesto al pie de la letra, ten muchísimo cuidado al usar tu tarjeta de crédito. No importa cuántos meses sin intereses te ofrezcan las tiendas, no adquieras productos que se conviertan en un problema financiero después. En caso de que tengas deudas cuyo plazo aún sea largo, analiza si te conviene una más o si se sería mejor no agregar otra a la lista de asuntos pendientes del siguiente año.

Compara precios en diversos establecimientos para realizar la mejor compra y calcula si realmente tu capacidad de pago te permite cubrir las mensualidades antes de aplicar el famoso tarjetazo. Una vez adquirida la deuda, de preferencia, realiza el pago total cada mes o, al menos, el doble del mínimo para evitar que ésta aumente por los intereses moratorios. Evita por todos los medios una calificación negativa en el buró de crédito.

Más allá de los regalos que puedas dar o recibir, lo más importante de esta temporada es tener unos días para disfrutar con tus seres queridos el final de un ciclo y el principio de otro. No veas la planeación financiera como un límite para gozar al máximo de estas fiestas, sino como la oportunidad para disfrutar todo el año de tus ingresos de manera sana.

Envía tu comentario

Los comentarios están cerrados.