BYP

PUBLICADO POR Bienestar y Patrimonio · EN jueves, marzo 5th, 2015

Qué considerar al hacer un plan de ahorro para tu retiro

Durante la juventud, pocas veces se piensa en ahorrar para el retiro laboral. La vejez se ve como una etapa lejana en el tiempo y se olvida preparar el terreno para vivir plenamente ese momento. Sin embargo, jubilarte no implica simplemente guardar dinero para ya no trabajar, sino construir parte del patrimonio que conservarás para disfrutar sin preocupaciones de la tercera edad. A continuación te compartimos algunos aspectos clave que debes identificar.

Cómo prepararse para el retiro

 

Cuándo y cómo quieres jubilarte

La edad promedio de retiro es a los 65 años, pero puedes hacerlo antes si así lo deseas. Define el momento ideal en el que deseas suspender tus labores y considera la cantidad mensual que necesitas para estar bien. Toma en cuenta que en la vejez se gasta menos en transporte, colegiaturas y vestido; y un poco más en viajes y atención médica.

Aproximadamente, necesitarás alrededor del 70% de los ingresos que ganes en tu último empleo para poder mantener tu nivel de vida. Lo ideal para conseguir esta meta es que guardes entre el 10% y el 15% de tu sueldo mensual, y lo canalices a un fondo de ahorro garantizado para el retiro. Este tipo de plan te permite obtener mayores rendimientos al final de tu plazo.

 

Evaluación del inventario patrimonial

Considera todos los elementos de inversión que integrarán tu ahorro para el retiro. La pensión de tu AFORE estará completa después de 500 semanas de cotización ante el IMSS. Revisa cada cierto tiempo que tu patrón esté realizando de manera puntual tus aportaciones correspondientes.

Si además cuentas con la opción de tener un plan de pensión privada donde trabajas, consulta con el área de recursos humanos cuáles son los requisitos que necesitas para tomarlo y a cuánto asciende en promedio el monto final que te darían al momento de tu retiro. Esta opción te conviene si planeas hacer carrera en la empresa donde actualmente laboras.

Aún considerando estas dos opciones, puede ser que no alcances el ingreso mensual que desearías para tu retiro. Contratar un fondo de ahorro particular puede darte el complemento necesario. Consulta a un asesor para que defina el mejor plan de aportaciones voluntarias para alcanzar tu meta.

 

Previsión de gastos médicos en la senectud

No todo el tiempo podrás resistir un resfriado con antihistamínicos. Contemplar desde este momento la contratación de un seguro de gastos médicos mayores puede ser la opción para que estés más tranquilo desde hoy y hasta tus años de madurez. Puedes adquirir este servicio individualmente o, si vives en pareja y ambos trabajan, pueden obtener un seguro colectivo y así disminuir su precio mensual.

Guardar un poco del dinero que ganas debe ser un hábito y un compromiso contigo mismo a lo largo de tu vida. El ahorro garantizado para el retiro asegura tu dinero al final del plazo de contratación, aún en caso de fallecimiento. Además, las sumas aseguradas contratadas por fallecimiento e invalidez pueden incrementarse hasta 10 veces.

Retirarte no implica dejar de ser productivo, sino más bien disfrutar de todo el esfuerzo que realizaste a lo largo de los años. Cotiza ahora mismo tu ingreso mensual al jubilarte.

Envía tu comentario

Los comentarios están cerrados.