BYP

PUBLICADO POR Bienestar y Patrimonio · EN martes, marzo 31st, 2015

Cómo administrar tus finanzas una vez que te hayas jubilado

La jubilación es una etapa para disfrutar un merecido descanso después de haber trabajado tanto a lo largo de tu vida adulta. Es el momento en el que podrás gozar de tu ahorro para el retiro, por lo cual es muy importante organizar tus gastos en los diferentes conceptos en los que deseas invertir. Probablemente ya no pagarás tanto como antes en traslados, comidas fuera de casa o ropa; pero sí surgirán muchas otras necesidades que cubrir. A continuación, te sugerimos cómo administrar tus finanzas una vez que te hayas jubilado para que aproveches de manera óptima tus ahorros.

 

Salda tus deudas pendientes

No hay nada más incómodo que tener cuentas por pagar. Si tienes tarjetas de crédito o algún préstamo pendiente por saldar, usa parte de tu retiro para cubrir la totalidad de la deuda. De esta manera, podrás evitar que los intereses vayan en tu contra y disfrutarás con toda tranquilidad de tus ahorros. En adelante, procura no endeudarte.

Determina un ingreso mensual deseado

Piensa en tu ahorro para el retiro como un sueldo que tienes para toda tu jubilación. La cantidad que tengas ahorrada debe servirte, entre otras cosas, para resolver tus necesidades sin problemas. Haz cálculos y define cuánto dinero debes tomar cada mes para mantenerte, sin que acabes con tu ahorro en un par de años. Idealmente, el monto debería ser de 75% del ingreso que obtenías en tu último empleo.

Procura una vida saludable

La mejor forma de vivir tu jubilación plenamente es cuidando tu salud. Debes destinar parte de tu retiro en una buena nutrición y atención médica de calidad. Además, es importante que realices actividad física que, aparte de distraerte, te mantenga en perfectas condiciones de salud. La jubilación implica un buen descanso, pero tampoco se trata de que permanezcas completamente inmóvil.

Cómo administrar tus finanzas una vez que te hayas jubilado

Realiza tus pasatiempos favoritos

Este es el momento para hacer las cosas que tanto te gustan y que posponías por tus largas jornadas de tu trabajo. También vale la pena ocupar tus ahorros en tus pasatiempos favoritos: un curso de pintura al óleo, un taller de repostería, un seminario sobre fotografía o, incluso, aprender un nuevo idioma. Invertir en conocimiento siempre es una buena elección.

Conoce tu país y el mundo

Descubre lo que está más allá de las fronteras de tu ciudad. Con tu retiro puedes realizar uno o dos viajes al año, organizando adecuadamente tus otros egresos. Visita lugares que desconoces, llénate con su cultura y haz actividades diferentes a las que normalmente haces en tu localidad. Checa diversos paquetes de viaje que se acoplen a tus necesidades y elige el de mejor precio.

Invierte en tu propio negocio

Si prefieres irte a la segura en tu jubilación, puedes invertir entre un 10% y 20% de tus ahorros en el desarrollo de una microempresa. Así, harás crecer tu dinero dedicando un par de días a la semana a atender tu negocio. Para iniciar una empresa, considera las competencias laborales que posees, aquello que sabes hacer mejor o lo que más te gusta hacer.

 

Todo esfuerzo brinda una recompensa, y ahora que has llegado a tu jubilación, es momento de que la recibas con los brazos abiertos. Invita a tus familiares jóvenes a prepararse para vivir su madurez sin preocupaciones: invítalos a contratar un plan de ahorro garantizado para el retiro. Coticen ahora mismo y aseguren su futuro con los mejores rendimientos.

 

Envía tu comentario

Los comentarios están cerrados.