BYP

PUBLICADO POR Bienestar y Patrimonio · EN martes, enero 5th, 2016

Cómo armar un presupuesto anual

Los deseos más recurrentes cuando inicia un nuevo año son salud, dinero y amor. Con la cuesta de enero en puerta, probablemente te sea difícil ver de dónde sacar los recursos necesarios para conseguir todo lo que deseas. Sin embargo, este es el momento ideal para establecer un presupuesto anual y evitar así cualquier tipo de carencia a lo largo de los próximos 12 meses.

Un presupuesto es una estimación que te permite tomar decisiones orientadas al logro de ciertos objetivos de acuerdo con tus recursos monetarios vigentes. Además de ayudarte a mantener tus finanzas en buenas condiciones, elaborar un presupuesto anual sirve para tener claras tus posibilidades económicas y usarlas adecuadamente con tal de alcanzar tus metas.

A pesar de que su cobertura es de 365 días, un presupuesto anual debe dividirse en 12 períodos mensuales para lograr un mayor control de tu dinero y considerar fechas o eventos especiales que provocan cambios en el flujo de tus ingresos. Sigue estos pasos para desarrollar tu planeación financiera de este año de manera sencilla.

1. Analiza tus gastos del periodo anterior
Haz una lista de todos los rubros en los que usaste tus recursos financieros el año pasado: despensa, servicios, transporte, educación, entretenimiento, recreación, etc. Después identifica en qué gastaste más y si el total de tus egresos superó tus ganancias anuales. Uno de los signos más evidentes de que te excediste en gastos, es tener aún deudas pendientes. Ya no puedes cambiar el pasado, pero al tener esto claro, construirás un presupuesto anual con el cual cuidar tu dinero.

2. Define tus metas financieras más importantes
¿Qué deseas adquirir o lograr este año? Para iniciar tu propio negocio, irte de viaje al extranjero, comprar tu casa o iniciar tu maestría, es necesario que definas plazos para concretar cada cosa. Sobre todo para proyectos de gran magnitud financiera, debes tener claro que la paciencia y la constancia son claves. Puntualiza en tu presupuesto anual qué cosas podrás obtener en cada mes y cuáles implicarán solo ahorro para conseguirlas por completo hasta el siguiente periodo.

Cómo armar un presupuesto anual

3. Reconoce tus fuentes de ingreso vigentes
Ya sea que trabajes en una empresa, administres tu propio negocio y/o rentes alguna propiedad, suma todos tus ingresos mensuales reales, es decir, los montos sobre los cuales efectivamente podrás disponer cada 30 días durante el año en curso. No consideres beneficios financieros extra que todavía no sean parte de tu cuenta corriente (aumentos, nuevos clientes, próximas sucursales, etc.) ¿Tienes ahorros? Si la respuesta es afirmativa, ya tendrás definida la cantidad ideal para aumentarlos; si no, te sugerimos que destines entre el 10% y 15% de tus ganancias para iniciar tu fondo de emergencias o invertirlo en algún producto financiero.

4. Contempla los gastos anuales que debes hacer
Hay egresos que debes realizar en ciertos momentos del año: la anualidad de tus tarjetas de crédito, la verificación de tu automóvil, la declaración anual de impuestos, tus vacaciones, las reinscripciones y colegiaturas de tus hijos, los regalos de fiestas ya planeadas, etc. Si desde el principio tienes contemplados estos gastos, podrás apartar con tiempo una parte de tus ganancias para cubrirlos. En este sentido, un presupuesto anual dividido en doce planeaciones mensuales, es sumamente útil para que no rebases tus ingresos en la primera oportunidad.

5. Elimina lo que financieramente no funcionó el año pasado
Ya sabes en qué conceptos se fue más tu dinero el periodo anterior y cuáles son tus metas financieras y gastos fijos de este año, ahora puedes eliminar las fugas monetarias más recurrentes de tu dinámica diaria. Quizá podrías destinar menos de tus ingresos al pago de cigarros, botanas, taxis o propinas, y usarlos para llegar a tus objetivos un poco antes de lo proyectado. Si el uso de tu crédito hace doce meses superó tu capacidad de pago, evita usar tus tarjetas o pedir financiamientos a menos que sea urgente.

Una vez que tengas el monto de tus ingresos y egresos mensuales, haz la resta correspondiente. Si tus gastos son mucho mayores a tus ganancias, ajusta tu presupuesto anual eliminando algunos o dividiéndolos en dos o más periodos de 30 días; de esta forma, evitarás endeudarte o encarecer tus finanzas. Cuando tengas tu planeación final, procura respetarla al pie de la letra y solo modifícala en casos estrictamente indispensables. Atraer el dinero este año está en tus manos, no lo dejes a la suerte.

Envía tu comentario

Los comentarios están cerrados.